8 lecciones que debes aprender para armar un plan de marketing (y petarla)

Planear una estrategia de marketing digital para redes sociales no es difícil, pero si es de las primeras veces que te enfrentas a ello, podemos darte una serie de lecciones que hemos aprendido sobre la marcha y que podrían ahorrarte algunos inconvenientes (nos hubiera gustado haberlo sabido de antemano nosotros también).

¿Cómo detectar que necesitas un plan de marketing para redes sociales?

Básicamente, si tienes un negocio. Con sólo saber eso, nosotros podemos decirte que necesitas un plan de marketing digital porque hoy en día, no importa la clase de negocio que tengas, las redes sociales son el escaparate digital.

Algunas preguntas que pueden ayudarte también son:

¿Qué mensaje quieres transmitir? ¿En qué momento y de qué manera los usuarios tendrán noticias de tí? 

A continuación, resumimos lo que aprendimos en este camino de marketing.

Qué debes tener en cuenta para desarrollar un plan de marketing para Redes Sociales

1. Tienes que tener bien definido a tu buyer persona


Esta lección la hemos aprendido a los ponchazos. Entusiasmados por navegar y crear contenido creativo, nos olvidamos de tener bien definido los distintos tipos de audiencia que podrían estar interesados en nuestro producto.
Antes de comenzar con una campaña debes tener en claro quién es tu buyer persona. Es decir, para comenzar a pensar en tu estrategia, tienes que pensar cuál es la mejor manera de hacer llegar tu mensaje para que tu producto o servicio llegue a las personas indicadas. Por lo que pensar en un “modelo” de cliente ayuda mucho al proceso. 
Una vez identificado ese modelo, puedes plantear los objetivos de tu campaña.

2. Define los objetivos porque serán tu maestro guía

A nosotros nos gusta trabajar con objetivos SMART. Es decir 1. específicos, 2. medibles, 3. alcanzables, 4. realistas y 5. oportunos.

Por lo que debes ser lo más específico posible al momento de pensar qué quieres lograr para poder luego medir los resultados. Los objetivos que suelen plantearse en un plan de marketing son en su mayoría los siguientes.

  1. Branding: nos ayudarán a dar a conocer la marca o proyecto. 
  2. Performance: que el usuario haga una acción como un registro, una venta o descarga (o lo que se defina como tal).
  3. Engagement: para las apps por ejemplo, descargas.
  4. Reach: es decir llegar al máximo de personas posibles. Por ejemplo: grandes marcas para navidad que quieran felicitar a sus usuarios/clientes.

3. Enfócate en reconocer los KPIs  (Key Performance Indicator)

Los indicadores clave de rendimiento son similares a las métricas que se utilizan en redes sociales pero al fin y al cabo, son diferentes al finalizar el día. Saber diferenciarlas en esta primera etapa, te ahorrará información duplicada o mal contabilizada.
Las métricas son números que suelen medirse en todas las esferas de la empresa y miden el desempeño y las actividades de toda una organización. 

Hemos hablado de que todos los objetivos deben ser medibles. Esto quiere decir que debemos poder tener cifras que nos respaldan. El concepto de KPIs y métricas resulta confuso muchas veces. Todas las KPIs son métricas, pero no sucede a la inversa. Es decir, no todas las métricas son necesariamente KPIs.

KPIs y métricas son conceptos relacionados entre sí, pero son distintos a la hora de ser utilizados e interpretados. A pesar de que muchas métricas marcan valores importantes, los KPIs se alinean con los distintos objetivos de la empresa midiendo el éxito a la hora de lograrlos. 

Piensa en las métricas a partir de cifras concretas y los KPIs a través de acciones que deseamos que el usuario realice. Entre ellos podemos encontrar número de ventas, instalaciones de una app, leads, tráfico a nuestra web, aumentar el engagement, entre muchos otros.
En definitiva, una métrica empresarial debe medirse con respecto a un objetivo, y un KPI debe medir el éxito al lograr ese objetivo. 

Por eso es importante definirlos al momento de realizar nuestro plan de marketing de redes sociales, ya que nos permitirán poder tomar decisiones sabiendo que estaremos optimizando al máximo los recursos disponibles y obtener rentabilidad.

Si te interesa conocer más a fondo este tipo de tácticas, te recomendamos este post ;). 


4. Procura realizar un análisis situacional de la propia marca en redes

En este apartado tenemos que pensar que solemos estar tan sumergidos en la marca, que solemos olvidarnos cómo puede ser vista ante los ojos de los clientes. Para eso, necesitamos revisar nuestros datos de insights de nuestras redes sociales y analizar qué sirvió y que no tanto. Porque los datos superan a las opiniones. Siempre.

Se puede medir tomando en cuenta las kPIs que pueden ser: 

Tasa de aplauso

Con ella, podrás comprender qué contenido funciona mejor y por qué.

Comprender el engagement ciertamente no tiene que ver con el número que arroje la métrica, ya que hablamos de un concepto subjetivo y dependerá de muchos otros factores (como en las demás métricas mencionadas).

CTA (calls to action)
Los formatos para las CTAs pueden ser desde botones en las publicaciones hasta enlaces en historias.


Tasa de clics (CTR: click Through Rate)

Para poder medir esta métrica:

  • Determina el número de clics en el CTA de una publicación.
  • Lo mismo para las impresiones.
  • Divide los clics entre las impresiones.
  • Multiplica por 100.
  • Compara la tasa con tus objetivos para este periodo.

Tasa de rebote

Se llama rebote a la cantidad de personas que han dado clic a tu anuncio pero no han realizado la acción que solicitas.


Costo por clic

Puedes utilizarlo a partir de la inversión realizada en un anuncio y la cantidad de clics que han dado en el mismo. 


Tasa de conversión de redes

Es el porcentaje total de conversiones que provienen de redes sociales. Por lo que debes crear una publicación con un CTA. En la misma coloca una “cookie” en el usuario. Para medirlo debes tomar el número total de conversiones de esa campaña y dividirlas por las conversiones que provinieron de tu publicación en redes sociales. Luego multiplica por 100. Esta tasa es la cantidad total de conversiones que provienen de redes sociales, expresada en porcentajes.


5. Pauta las estrategias y los canales de acción

Ahora sí, vayamos al plato importante, cómo organizar una estrategia de marketing para redes sociales. En este apartado mucha de las decisiones que tomes dependerá de tu sector y tu nicho de mercado.  Te dejaremos pautas abiertas para que tomes tus propias decisiones.
¿Recuerdas los objetivos que has trazado en párrafos anteriores? Bien, serán tu guía para llevar a cabo el plan de acción. Determinar los canales de difusión e interacción también dependerán de los mismos y de tu mercado.
Aquí te dejamos algunos ejemplos de tus posibles canales de acción y cómo pensar en una estrategia que encaje con tu negocio:

Blogging: esta estrategia ayuda mucho en la  fase TOFU (Top of the funnel), es decir, en el proceso de atracción. Es una buena manera de posicionarte en tu nicho y de darte a conocer. Atrae tráfico a tu web y eso puede ser el comienzo de una relación duradera con un cliente potencial.

Email marketing: esto dependerá de tus objetivos, una buena estrategia de newsletter puede ayudarte en la obtención de leads cualificados, atraer tráfico a tu web y también a empezar a llevar a cabo acciones de cross selling que incrementen el número de ventas.

Redes sociales: Una vez definido en qué redes sociales se encuentra tu buyer persona, tienes que pensar el tipo de contenido para cada una de las redes sociales. El lenguaje y las dinámicas son muy distintas unas de otras, y para eso te recomendamos que crees un calendario con objetivos y contenido específico para cada red social. 

Publicidad digital: las campañas ciertamente sirven muchísimo para la difusión y la posibilidad de llegar a potenciales clientes. Existe una amplia variedad de estilos para llevar a cabo este tipo de estrategias. Las más empleadas son:

a) Branded content: Es el tipo de publicidad menos intrusiva; mediante el contenido se pretende interactuar con los consumidores a través de una experiencia

b) SEM: insertar anuncios de textos en motores de búsqueda, como por ejemplo Google.

c) Publicidad en Redes Sociales: a través de las herramientas que te permite cada red de promoción, como facebook ads, instagram ads, linkedin ads, etc.

Marketing de influencers: esta estrategia la recomendamos, no sólo porque nos dedicamos a ello, si no porque los resultados son realmente convincentes. Los beneficios que hay detrás de esta estrategia la hemos explicado en el siguiente post.

6. Desarrolla un plan de calendarización

Miles de formas de hacerlo, pero siempre, la más ordenada, es hacer lo que todos odiamos: hojas de excel.  Puedes dividirlas por red social y tener en cuenta, temática, hashtags, imágenes que utilizas en cada post, el tipo de copy y también puedes completar con información de la tasa de interacción/ impacto de cada posteo, vídeo, publicación. ¿Es aburrido? ¿Costoso? Esta es tu relación duradera y a largo plazo con el marketing digital, pero valdrá la pena porque permite que establezcas el control de tus canales, siendo esto una manera de monitorear el impacto de la imagen que intentas transmitir de tu marca hacia el exterior. Por eso es importante calendarizar y ser metódico en este asunto.  

Aquí te dejamos unas plantillas que pueden servirte de ejemplo.

7. Procura medir los resultados

Esta lección podría formar parte de la anterior, pero queríamos dejar en claro algunas pautas. La medición de resultados es la etapa final de toda la fase de tu estrategia. Desde la lección 1 hasta aquí, los números no mienten, no son opiniones, son el estado actual de tu marca.
Por eso te recomendamos hacer un reporte semanal y establecer si los objetivos parecen viables de ser realizados, o si necesitas un cambio de estrategia rápido.
Pero no te agobies, existen herramientas como websites o apps que facilitan y agilizan el procedimiento. Por ejemplo: estadísticas de Hootsuite, Google Alytics, Metricool, entre otras. Por su parte Facebook e Instagram te brindan sus propias estadísticas para tener un perfil de empresa.

8. Realiza ajustes necesarios

Hay que dejar el ego de lado y pensar que porque hemos estado quizás meses realizando todo nuestro plan de marketing para redes, no tendrá que ser ajustado sobre la marcha. De hecho, las mejores estrategias dejan lugar a la improvisación, porque es inevitable. La naturaleza impredecible del carácter humano es lo que nos permite evolucionar y fortalecer nuestras aptitudes. Esta lección es la más valiosa que podemos compartirte. Analiza y explora qué aspectos son mejorables. Nunca falla la humildad y las ganas de mejorar.

Estas han sido las 8 lecciones para desarrollar tu estrategia de marketing para redes sociales, esperamos que de verdad te haya sido útil y que, si tienes alguna lección más para compartir, no dudes dejarla en los comentarios de abajo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: